EMF y rendimiento deportivo: ¿Cómo se asocia el estrés oxidativo con un menor rendimiento?

EMF & Athletic Performance: How is Oxidative Stress associated with lower performances?

¿Es posible que los campos electromagnéticos estén afectando el rendimiento de los atletas? Si es así, ¿cómo podría ser? El estrés oxidativo ha sido uno de los muchos efectos comprobados de la exposición constante a los campos electromagnéticos, y definitivamente puede afectar el rendimiento físico de un individuo.

Los seres humanos han participado en deportes durante siglos. Quizás no de la misma manera que se ve el deporte hoy en día, pero evolucionamos y sobrevivimos practicando movimientos físicos que todavía hoy se utilizan a nivel profesional. 

Con la introducción y el crecimiento de los deportes competitivos, los expertos comenzaron a buscar formas de mejorar el rendimiento atlético para aumentar las posibilidades de ganar de un atleta. Hoy en día, todo deportista de cualquier nivel o disciplina busca siempre mantener e incluso mejorar su rendimiento deportivo para ser mejor y más competitivo. Pero trabajar en el rendimiento deportivo requiere una comprensión profunda y una conciencia de los muchos factores que pueden afectarlo, internos o externos. 

Por ejemplo, los anatomistas y profesionales de la kinesiología han descubierto muchos factores internos que contribuyen al rendimiento deportivo, como el tipo de fibra muscular, la genética, etc. Además de estos, se ha demostrado que factores externos como el entorno, el sueño o las emociones también influyen en el rendimiento deportivo.

Hasta ahora, muchos atletas y entrenadores son conscientes de estos factores y entrenan en torno a ellos. Pero la ciencia detrás del rendimiento deportivo avanza y seguimos investigando, seguimos descubriendo otros factores poco comunes que se ignoran, como la exposición del atleta a los campos electromagnéticos.

Pero, ¿cómo es eso posible? En este artículo, hablaremos sobre cómo el estrés oxidativo producido por la exposición a los campos electromagnéticos afecta el rendimiento deportivo de los atletas.

¿Qué es el estrés oxidativo?

El estrés oxidativo es un desequilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes en el cuerpo. Los radicales libres son moléculas que contienen oxígeno con un número impar de electrones que les permite reaccionar fácilmente con otras moléculas. Los radicales libres pueden provocar reacciones químicas de cadena grande en nuestro cuerpo, y estas reacciones se denominan oxidación.

La oxidación es un proceso normal y necesario que tiene lugar en nuestro cuerpo. El estrés oxidativo, por otro lado, ocurre cuando hay un desequilibrio entre la actividad de los radicales libres y la actividad antioxidante. Cuando funcionan correctamente, los radicales libres pueden ayudar a combatir los patógenos. Pero, cuando hay más radicales libres presentes de los que los antioxidantes pueden mantener en equilibrio, los radicales libres pueden comenzar a dañar los lípidos, el ADN y las proteínas del cuerpo; lo que puede provocar un envejecimiento prematuro o una gran cantidad de enfermedades con el tiempo, como diabetes, aterosclerosis, afecciones inflamatorias, presión arterial alta, enfermedades cardíacas y cáncer.

Estrés oxidativo inducido por campos electromagnéticos

Wade Knez, del ASPETAR Sports Medicine Journal, define el estrés oxidativo como “la carga total que pesa sobre los organismos por la producción constante de radicales libres en el curso normal del metabolismo más cualquier otra presión que el medio ambiente ejerza (radiación natural y artificial, toxinas en el aire, los alimentos y el agua; y fuentes diversas de actividad oxidante, como el humo del tabaco)”.

Los campos electromagnéticos (EMF) tienen varios efectos químicos, incluido el deterioro de moléculas grandes en las células y el desequilibrio iónico. Varios estudios han informado que la exposición a los CEM también produce estrés oxidativo en muchos tejidos del cuerpo, aumenta las concentraciones y la trazabilidad de los radicales libres y puede afectar la recombinación de la pareja de radicales.

Durante la última década, se ha publicado una gran cantidad de estudios originales sobre la exposición a los campos electromagnéticos y el estrés oxidativo. Por ejemplo, un estudio publicado en 2017 por un grupo de investigadores turcos afirmó que “La reacción de Fenton es un proceso catalítico que convierte el peróxido de hidrógeno, un producto de la respiración oxidativa mitocondrial, en un hidroxilo altamente tóxico. radicales libres. Algunos estudios han sugerido que los EMF son otro mecanismo a través de la reacción de Fenton, lo que sugiere que promueve la actividad de los radicales libres en las células”.

Por otro lado, en un trabajo exhaustivo con ratas Sprague-Dawley, después de 6 meses de exposición a RF-EMF a diferentes frecuencias por debajo de los límites y recomendaciones regulatorios existentes, se encontraron indicios de un mayor daño en el ADN en el cerebro.

Al mismo tiempo, la capacidad del sistema de protección antioxidante se agotó ya que los marcadores antioxidantes medidos eran significativamente más bajos en comparación con los animales expuestos de forma simulada. Estos resultados indican que el estrés oxidativo inducido por RF-EMF puede provocar daños en el ADN de las neuronas durante la exposición prolongada de los animales. También se encontraron resultados prácticamente idénticos en varios otros estudios.

Estrés Oxidativo y su incidencia en el Rendimiento Deportivo

El entrenamiento físico, por sí solo, aumenta la producción de radicales libres y especies reactivas de oxígeno de diferentes maneras. Durante la actividad física, la demanda de oxígeno aumenta, particularmente en el músculo esquelético, provocando un cambio drástico en el flujo sanguíneo a los distintos órganos. Además, el microtraumatismo muscular inducido por el ejercicio promueve la infiltración de fagocitos en el lugar de la lesión. Estos cambios fisiológicos que ocurren durante el ejercicio agudo aumentan la producción de radicales libres, induciendo daño oxidativo a las biomoléculas.

Un correcto programa de actividad física o entrenamiento muscular racional genera un aumento moderado y a corto plazo de los radicales libres, que juegan un papel importante en la adaptación física. Pero hay algo que se ignora: además de los radicales libres generados naturalmente por el ejercicio y otros factores externos conocidos, los atletas también generan una mayor cantidad de radicales libres debido a la exposición a los campos electromagnéticos.

Es importante tener en cuenta que los beneficios del ejercicio para la salud están limitados por la acumulación excesiva de especies reactivas de oxígeno (ROS). Entonces, sí, un estrés oxidativo mayor o excesivo podría afectar el rendimiento de un atleta de muchas maneras.

Daño muscular

Las lesiones musculares relacionadas con el entrenamiento suelen ocurrir en dos fases diferentes. La primera fase consiste en lesiones musculares que ocurren durante el entrenamiento. Esta fase depende de varios factores relacionados con la estructura de las fibras. La segunda fase está relacionada con procesos inflamatorios retardados. Las fibras musculares que han sido dañadas provocan una infiltración de glóbulos blancos que descomponen el tejido dañado generando ROS. Este proceso atrae aún más glóbulos blancos al tejido afectado.

Durante este proceso, lo ideal es que las fibras musculares se regeneren y, si la concentración de ROS está dentro del rango fisiológico normal, debería tener un efecto positivo en el proceso de curación. Sin embargo, si la concentración de ROS es demasiado alta, puede provocar inflamación crónica, curación incompleta y, en casos extremos, la formación de tejido cicatricial fibroso o necrosis.

Habilidades motoras

Varios estudios han revelado que los deportistas profesionales retirados tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar enfermedades neurológicas como el Alzheimer, la esclerosis lateral amiotrófica, y sufren una pérdida progresiva de neuronas que perjudica las habilidades motoras y cognitivas.

Los deportes de contacto como el fútbol, ​​el fútbol americano, el hockey y el boxeo son particularmente riesgosos, especialmente en el caso de traumatismos físicos como colisiones cabeza a cabeza o lesiones de la médula espinal. Un estudio de 7.325 jugadores de fútbol profesionales masculinos, que jugaron en la primera y segunda división italiana durante el período de 1970 a 2001, mostró un riesgo significativamente mayor de desarrollar esclerosis lateral amiotrófica.

Lesiones ateroscleróticas

El colesterol es un compuesto esencial y un componente básico de todas las membranas celulares. Es necesario para producir diversas hormonas, vitaminas y coenzimas. El colesterol sólo es perjudicial si los radicales libres lo oxidan. En este caso, es consumido por los glóbulos blancos y se incrusta en las paredes de los vasos sanguíneos en forma de las llamadas células espumosas.

Es la combinación de este proceso y el estrés oxidativo lo que prepara el escenario para la aterosclerosis, independientemente de si sus niveles de colesterol son altos o bajos. El estrés oxidativo y la posterior oxidación de LDL se consideran uno de los principales contribuyentes al deterioro de la función endotelial y al desarrollo de lesiones ateroscleróticas.

¿Existen formas de eliminar el estrés oxidativo inducido por los campos electromagnéticos?

El estrés oxidativo es inherente a la actividad física intensa e incluso es hasta cierto punto necesario, por lo que no es posible eliminarlo por completo del deporte. Lo que realmente podemos hacer es trabajar en las mejores formas de controlar o eliminar por completo las fuentes externas que pueden inducir estrés oxidativo y provocar un exceso peligroso en los deportistas practicantes.

Hoy en día, los gimnasios, estadios y otros establecimientos deportivos están altamente tecnificados por diferentes motivos. Existen maquinarias especiales para entrenar, registrar y medir el desempeño; necesitan sistemas de iluminación de alta intensidad, sistemas de ventilación, centrales eléctricas e incluso conexiones y equipos robustos para transmitir partidos y competiciones en vivo.

Todos estos elementos crean un cóctel de radiación electromagnética artificial que está generando mayores cantidades de estrés oxidativo en los deportistas, afectando su rendimiento y exponiéndolos a riesgos a largo plazo para su salud.

Aunque parezca difícil, existen posibles formas de controlar los campos electromagnéticos. La respuesta es empezar a trabajar en la creación de espacios más limpios para que los deportistas entrenen y practiquen. Esto se puede lograr impulsando una mejor planificación del despliegue de tecnología en estos lugares, coordinando la fabricación de maquinaria deportiva electrolimpia con marcas deportivas especializadas y utilizando soluciones de filtrado que eliminen al 100% los efectos nocivos de los campos electromagnéticos.

En NOXTAK®, hemos trabajado sin parar durante años para crear una solución eficaz, realista y con base científica que ayude a los equipos deportivos y federaciones a seguir evolucionando y utilizando tecnologías mientras protegen la salud y el rendimiento de sus atletas. SPIRO®, nuestro material nanomagnético patentado y premiado, es la única solución no bloqueante científicamente probada del mercado que, en lugar de bloquear las ondas electromagnéticas, las filtra y las hace compatibles con nuestro sistema bioeléctrico, eliminando por completo los efectos nocivos de la electrocontaminación.

Si desea obtener más información sobre la familia de productos SPIRO®, vaya a nuestra sección de productos. Para obtener más información de interés como esta, ¡suscríbete a nuestro newsletter en el formulario al final de esta página!